La importancia de la lectura en los niños

Máster Gratuito en Marketing Digital

Cómo motivar a los niños para aficionarles a la lectura

lectura
La lectura es la llave prodigiosa de la información, de la cultura, del mundo de la ficción, de la fantasía. Conseguirla no es tan sencillo: está al alcance de todos los niños, pero hay que saber impulsarles para que puedan llegar hasta ella.

La importancia de la lectura en los niños es tal que, sus beneficios se reflejan a la hora de estudiar y adquirir conocimientos. La colaboración de los padres es necesaria para impulsar el proceso de aprendizaje y para lograr que los niños se acerquen con gusto a los niños, para que, en definitiva, aprendan cuál es el placer de leer.

Por este motivo, en thefixedbug, se han puesto a trabajar para poder reunir 10 tips que te ayudarán a fomentar este valioso hábito en estos tiempos de cuarentena en los que todos estamos en casa:

1. Conocer cuáles son los libros más adecuados

Es importante conocer las capacidades y habilidades lectoras correspondientes en cada edad y particularmente en cada niño y niña. Los padres son el primer profesor de un niño así que deberías conocer qué libros son los más adecuados para él. Es importante pedir consejo a bibliotecas, librerías o educadores cualificados.

2. Intentar leer un poco todos los días

Desde el primer día en que el bebé ya está en casa, puedes comenzar a fomentar el hábito de la lectura. Busca el mejor momento del día para leerle un cuento y hazlo cada día. Los recién nacidos responden a una voz suave leyendo en voz alta y de esta forma es probable que le inculques esta rutina. Además los niños son una esponja que retienen y copian todo lo que ven a su alrededor, si ve que dedicas cada día unos minutos a la lectura, terminará cogiendo ese hábito.

3. Dedicar tiempo a los niños

Es verdad que siempre nos falta tiempo para hacer todo lo que tenemos que hacer (la compra, la comida, recoger la casa…) pero dedicarles 30 minutos para acompañarlos con la lectura (leer con ellos y escucharles), e incluso 20, es fundamental para que los peques vayan adquiriendo el hábito lector.

4. Conocer sus gustos

Al igual que no a todos los niños les gusta jugar a los mismos juegos o ver los mismos dibujos, tampoco tienen porqué gustarles los mismos libros. Los padres, tíos, abuelos… conocen mejor que nadie a los peques y saben qué historias o personajes van a gustarles más.

5. Pedir consejo y conocer los libros adecuados para su edad

No obstante siempre es bueno pedir consejo a especialistas (libreros, bibliotecarios, profesores…) a la hora de adquirir o tomar en préstamo un libro. Cada libro está recomendado para una determinada edad. Elegir un libro fuera de la edad recomendada puede ser perjudicial para el niño al hacerle sentir que es demasiado difícil o fácil de entender o leer para él.

lectura te transporta

6. Establecer una rutina diaria

Buscar un espacio y un tiempo diario para que el niño lo dedique a la lectura, como por ejemplo, antes de ir a dormir o justo después de la merienda. Crear un hábito y hacer que el niño ligue ese tiempo al disfrute es la mejor manera de potenciar la lectura.

7. Abrir las puertas a la lectura digital

La lectura y el mundo digital están cada día más y más ligados, con la llegada de las tablets y los móviles llegaron los libros interactivos en los que el niño construye su propia historia. Hay que tratar de adecuarse a las nuevas tecnologías y considerar que el papel y la tinta electrónica son capaces de convivir perfectamente.

8. Fomentar el disfrute

La lectura puede ser vista como una manera de disfrutar y se tiene que desterrar la idea extendida de que la lectura es una forma de ocio solitaria. Hacer excursiones al campo para leer, ir al parque o aprovechar los domingos por la mañana para leer todos juntos en el sofá son pequeños gestos que tanto grandes como pequeños disfrutarán y que nos ayudarán a fomentar la lectura en casa

9. Impulsar su imaginación animándolo a escribir sus propias historias

Con la lectura la imaginación se dispara y la mejor forma de dar salida a esta creatividad es promoviendo que el niño se siente a escribir. Además, con este tipo de actividades, los niños mejoran otros aspectos como la creatividad, la gramática y la ortografía, haciendo de su aprendizaje algo didáctico e interactivo.

10. Predicar con el ejemplo

El ejemplo es la mejor manera de promover la lectura de los más pequeños. Los niños buscan ejemplos en los que fijarse y los primeros modelos a seguir se encuentran en casa, no solo en los padres, sino también en los demás miembros de la familia

libro de lectura
«El interés por la lectura debe ser estimulado e inculcado desde bien pequeños. Potenciar en casa este hábito de ocio y crecimiento debe ser una tarea en la que estén involucrados todos los miembros de la familia»

Ir a inicio

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − dos =